Te Muerdes las Uñas, pues Deberías Saber que…

Nos preocupamos de nuestras manos, que estén bien hidratadas y se muestren jóvenes y bonitas. Y así debe de ser, cada día la piel de las manos sufre los agentes externos que resecan y debilitan nuestra piel.

Nos preocupamos de nuestras uñas, que se vean bien maquilladas y brillen. ¿Qué más nos puede interesar saber?

La uña nace en la matriz, en ella se originan las células que van a formar la denominada lámina ungueal, que es la zona donde nace la uña. Por ello, aunque sea una zona descocida para mucha gente, debemos cuidarla y mimarla. Un golpe en esta zona puede suponer estrías para siempre -rayas en la queratina de la uña-. Y, al final, mordernos las uñas es darle golpes continuos a la raíz de nuestras uñas. Por ello, cuando llevas mucho tiempo mordiéndote las uñas y dejas de hacerlo, la uña termina no saliendo perfecta. Todos esos años dañando la zona pasan factura.

Una solución es ponerte endurecedor o vitaminas y después una buena capa de base que haga que se quede lisa al tacto y visualmente.

Puedes observar mientras tus uñas están sufriendo si te crece mucho la cutícula, que es la prolongación de la piel sobre la uña. La cutícula es una protección para la uña, de modo que cuando la muerdes o la dañas, crece más y más rápido. Esto no embellece. Al contrario, y además, si la retiras cortándola estimulas su crecimiento también.

Una buena hidratación ayudará a tener menos cutícula y también a que la uña -y la piel- se mantenga flexible y más bonita. Así que, si te muerdes las uñas o las pieles de los dedos, la hidratación te ayudará a tenerlas mucho mejor y, de paso, evitará que te las lleves a la boca por el rechazo que te producirá el sabor a crema. Puede ser un truco interesante.

Para las uñas hay un aceite de fácil uso que puede presentarse en pincel o roll-on, que es de puesta sencilla y funciona muy bien. Su coste en pequeño y aporta una gran ayuda para el cuidado de las uñas.

Si la uña se ha dañado porque te has dado un golpe con algún objeto o has tenido un enganchón, lo que es bastante fácil que suceda, hoy en día podemos evitar tener que cortarla si recurrimos a las uñas artificiales. Según sea la rotura, puedes salvarla o reconstruirla. No pierdas la ilusión de llevarlas largas y recurre a un profesional que te asesore.

Maquillar las uñas no es una cuestión sólo de poner color. Puede servir también para corregir imperfecciones del borde libre –la zona que queda por fuera del dedo y no está unida a la piel- o de la anchura o forma de la lámina ungueal, logrando que su aspecto sea más perfecto a la vista.

Es claro que si no quieres hacer resaltar mucho tus manos tendrás que recurrir a colores que llamen menos la atención. Ten en cuenta que la moda en las uñas no siempre favorecerá el aspecto de tus manos.

No creas que tener la uña pequeña te cierra posibilidades de lucir manos, hay tantas opciones en color y forma que seguro que encuentras alguna opción divertida y bonita que te quede bien.

Y si no tienes claro qué pasos seguir, no dudes venir a visitarnos a nuestro centro de estética. Un lugar donde te asesoraremos para conseguir unas manos bonitas que siempre estés deseando enseñar en lugar de esconder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.