Qué Máscara de Pestañas me compro

Pestañas

A todas nos encantaría tener pestañas largas, espesas y que hagan especial nuestra mirada. Pero cuando vamos a comprar la máscara, nos dejamos llevar por la que está de moda o la que a nuestra amiga le hace unas pestañas preciosas. ¡Error!
Qué máscara de pestañas me compro
¿Quieres resaltar algo especial en tus pestañas? Voy a darte algunos consejos para que les saques todo el partido posible, toma nota:

Lo primero, ¿quieres que sean de mayor duración?
Hay máscaras de larga duración y otras resistentes al agua. Y te tengo que decir que tiene que compensarte porque a la hora de desmaquillar también cuestan más de quitar.

Lo segundo, observa tus pestañas: ¿son rectas, rizadas, largas, cortas, rubias…?

Lo tercero, ¿qué efecto quiero conseguir? ¿Muy largas, muy espesas, naturalidad?

Ya sabéis que nos encontraremos con diferentes tipos de cepillos. Os cuento para que sirve cada uno:

El peine de plástico pequeño está indicado para pestañas cortas. Nos ayuda a separar los pelos, maquillándolos de la raíz a la punta. Los hace largos y finos, evitando los grumos.

El peine de plástico grande está indicado para pestañas largas, y como en el caso del peine pequeño, nos ayuda a separar los pelos, maquillándolos también de la raíz a la apunta y a evitar los grumos.

El cepillo curvado potenciara tus pestañas rizadas. Si lo que quieres es el efecto de más rizo pequeño, poténcialo con una pincelada en la punta hacia el ojo, y si lo que quieres es estirarlo un poco, haz una pincelada hacia fuera lentamente.

El cepillo grueso es para pestañas largas que quieren ganar volumen.

El cepillo de pelo fino te servirá si lo que quieres es potenciar el volumen en pestañas cortas.

Por último, algunos consejos:

• El pincel se debe mojar una vez en el tubo. Si haces un movimiento repetitivo con el pincel y el tubo, entra aire que provoca que se seque antes el contenido.
• Si tienes las pestañas muy lisas, prueba una permanente de pestañas. Quedan con forma natural y potenciarán tu mirada. Si quieres, también puedes usar un rizador antes de maquillarlas.
• Puedes dar varias pasadas de máscara sobre tus pestañas, pero cuidado que no te queden demasiado pesadas o apelmazadas. Lo agradable es que si la tocas una vez secas el pelo sea flexible.

Y para tener siempre en cuenta, una frase para recordar: quizás “no eran los ojos más bonitos del mundo, pero tenía el mundo más bonito en sus ojos

SANDRA G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.