CÓMO REACCIONA TU CABELLO Y PIEL A RAÍZ DE LA QUIMIOTERAPIA

 

Los tratamientos para combatir el cáncer son muy amplios, algunos pueden afectar al cabello, otros no, pero todos afectan a la piel y a las uñas.

Si es tu caso y el médico te ha dicho que tu tratamiento sí va a hacer que te caiga el cabello, podemos darte unas recomendaciones que te ayuden a conocer y saber cómo actuar.

Una de ellas, por ejemplo, es ir cortándote el cabello en el momento en que se sepas que te van a dar la primera sesión. El corte progresivo hará que te vayas acostumbrando a verte con el cabello corto. Además, la caída en un cabello cortito es menos impactante y se lleva mejor.

Hay que mantener al margen el tinte y las permanentes. Después del tratamiento veremos cómo está el cabello, lo fortaleceremos, le daremos color, etc… pero todo a su debido tiempo.

Normalmente la caída empieza a producirse tras haber tenido unas cuantas sesiones y puede producirse lentamente o en mechones. La decisión de ponerte una peluca es muy personal. Hoy en día hay algunas muy naturales. Si buscas una con el mismo color y corte al que normalmente llevas tú, probablemente quien no lo sepa no notará que no es tu cabello.

Si las pelucas no van contigo, hay una gran variedad de pañuelos para combinar con tu look y estar guapa. Durante este periodo tienes que ser positiva y enfrentarte con la mejor disposición posible a la situación. Verte lo mejor posible ayuda mucho.

Para estar por casa, a ratos, debes llevar la cabeza al descubierto para que el cuero cabelludo transpire. Y fuera de casa, siempre tapada, para evitar enfriarte.

Para la piel es recomendable el agua tibia -reseca menos que el agua caliente- y evitar baños prolongados. Si puedes elegir, mejor una ducha que un baño.

Utilizar un champú suave y refrescante te ayudará a atenuar los picores y a tener una sensación de limpio en el cuero cabelludo.

Si la piel se reseca mucho y pica, la puedes hidratar y masajear con una crema suave. Mejor hacerlo cuando aún esté un poco húmeda por el agua de la ducha, ya que absorberá e hidratará mejor la piel.

En la piel también podremos encontrar cambios de color, enrojecimiento, picazón, despellejado, resequedad, irritaciones y acné. Si se presentara picazón repentina, inflamación o urticaria, coméntaselo a tu médico. Algunos de los problemas en la piel pueden necesitar atención inmediata.

Ten en cuenta que los perfumes, colonias o aftershaves, normalmente contienen alcohol, por lo que su uso puede resecar más la piel.

El cabello casi siempre vuelve a crecer después de finalizar el tratamiento, aunque podría tener un color o textura diferente. Tranquila, poco a poco irás viendo los cambios a mejor.

Esperamos que estas recomendaciones te ayuden a resolver algunas dudas si estás pasando por esta situación o si conoces a alguien que lo esté. Nuestro objetivo es orientar sobre el cabello y la piel para hacerte las cosas más fáciles.

María J.
Arthica.com