Champu sin Parabenos

¿Una moda o son realmente perjudiciales?
Hoy en día estamos nadando en un torrente de información en torno a la salud que muchas veces no sabemos ni qué significa, pero como lo hemos oído lo hacemos nuestro.
Ahora, además de los superalimentos tenemos que buscar los champús libres de parabemos, sin siliconas, que sean bío, etc…
Es decir, de la misma forma que existe una corriente y preocupación creciente por consumir alimentos sin conservantes, sin aditivos, cultivados sin pesticidas, etc… también empieza a existir con respecto a otros productos de consumo como son los cosméticos .
Ahora bien, ¿son tan nocivos como se dice? Lo primero de lo que debemos informarnos es qué son los parabenos, dónde los podemos encontrar y para qué sirven.
Los parabenos son un compuesto que se usa como aditivo conservante en la industria cosmética, farmacéutica y alimentaria. Son la suma de sustancias químicas generadas por la condensación de un ácido con un alcohol. Los parabenos son ésteres del acido p-hidroxibenzoico o acido para-hidroxibenzoico, de donde deriva su nombre. Por ello se denominan phb a las sales derivadas de estos compuestos.
Se usan desde hace 100 años en cosméticos como la pasta dentífrica, los desodorantes, maquillajes, champús, etc.
En alimentación también se utilizan en productos como la comida precocinada, la bollería, los refrescos, salsas, etc. También se encuentran en los jarabes, antibióticos y composiciones de ibuprofeno y de paracetamol.
Entonces ¿cuál es su función?
Poseen la misión de conservar, proteger y, por tanto, de alargar su vida útil evitando las bacterias, hongos y microorganismos. Ayudan a que el producto no pierda efectividad.

¿Pero son tóxicos?
El uso de parabenos está regulado y aprobado por las autoridades competentes europeas, considerándolos como productos de baja toxicidad. Nuestro organismo es capaz de metabolizarlos y eliminarlos de manera rápida; por tanto, se consideran seguros para su consumo.
Solo hay algunos que están prohibidos por la Unión Europea desde 2014:
El Isopropilparaben, Isobutylparaben, Phenylparaben y el Pentylparaben. En realidad parabenos muy poco utilizados. Su prohibición se deriva de la falta de información sobre sus riesgos, por lo que no es posible evaluar su seguridad y, por tanto, no deben ser utilizados. Sobre todo en cremas que se mantienen en la piel durante largos espacios de tiempo.
Así pues, no hay razones hoy por hoy demostradas que desaconsejen el uso de champús con parabenos no prohibidos por las autoridades competentes de la Unión Europea. De todas formas, si eres de aquellas a quienes les gustan los productos enteramente naturales, el mejor consejo es que leas atentamente las etiquetas de los champús para comprobar si el producto es o no totalmente natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.