4 consejos para conservar en perfecto estado tus mallas de fallera

 
1. Lávalas con un champú suave. No las frotes, péinalas en la dirección a la cutícula con tu mano. Enjuaga con abundante agua.
2. Ponle un poquito de suavizante para cabello, distribúyelo y enjuaga abundantemente.
3. Déjalas secarse al aire. Nada de secador, déjalas que se sequen solas. Y no las guardes hasta que estén 100% secas.
4. Envuelve las mallas en papel para guardarlas, que absorba la posible humedad del cabello. Por ejemplo, puedes utilizar papel de periódico.
Si tienes los moños cosidos, recógelos con una redecilla para que no se despeinen al guardarlos y envuélvelos en papel, del mismo modo que se hace con las mallas.
Y el año que viene lucirás tus mallas en perfecto estado!
Es aconsejable lavarlas cada 3 o 4 puestas.

María J.
Arthica.com